Los lunes al sol y Princesas

comments 2
Cine / pequeños grandes personajes

Uno de los directores españoles por los que siento mayor respeto y cariño es el madrileño Fernando León de Aranoa, culpable de filmes como Familia (1996), Barrio (1998), Los lunes al sol (2002) y Princesas (2005). En sus películas aborda problemáticas sociales, los protagonistas son, usualmente, personajes que deben luchar duro para poder comer y sobrevivir, pero el realizador no elabora cintas depresivo-miserables de esas que invitan a los espectadores a cortarse las venas (saludos a los hermanos Dardenne), siempre, a pesar de todo, hay un espacio para el humor, porque la vida es así, aún de las condiciones más difíciles, salen sonrisas inesperadas. Quiero dejarlos con dos extractos editados especialmente para ustedes (que ya fueron parte de la etapa pasada de este blog, que, como ya saben, desapareció por esas cosas misteriosas de las ‘bases de datos’ mal manejadas) de dos de sus película: Los lunes al sol, protagonizada por Javier Bardem y con un reparto cojonudo, del que se destaca Luis Tosar (¡vaya actor que es este tío!); y Princesas, con una espléndida Candela Peña que pone cachondo al respetable al decir: “llénamelo de leche”. Pero, además, los dejo con una entrevistas a Fernando León de Aranoa y el trailer de su filme más reciente, Amador, estrenado el año pasado en la Madre Patria, pero aún sin fecha de exhibición en tierras colombianas –esperamos que llegue algún día–.

Los lunes al sol

Tiempo atrás, para el viejo ‘Lado Oscuro’ (mi blog en el del diario El Tiempo), transcribí un par de escenas de Los lunes al sol, aquí las pueden hallar, junto con el video, que vale la pena ver.

La primera secuencia que rescatamos sucede en un lugar con vista al mar, en un día muy soleado –como en la foto–. Santa, un cuarentón escéptico (Javier Bardem) habla con Lino (José Ángel Egido), el mayor del grupo, un cincuentón con esposa e hijos al que nadie quiere contratar por su edad. Santa sueña con Australia…

Santa: ¿Tu sabes cuántos kilómetros tiene Australia? Diez veces esto. ¿Y habitantes?
Lino: Ni idea.
Santa: Ni la mitad. Así que calcula. ¡Eh! Lo que toca por cabeza. ¡Aquí no salimos a una mierda! Porque te dan tu parte. ¡Eh!
Lino: ¿En serio?
Santa: Cuando te jubilas, por una ley que hay, dividen, dividen y dicen: ‘a ver, tantos kilómetros de país’, no sé, los que sean, entre tantas personas, tanto. No sé, ponle dos kilómetros cuadrados, tres kilómetros, lo que toque, y te lo dan. A cada uno su trozo.
Lino: ¡Jooo!
Santa: ¿Te imaginas? Toma lo tuyo para siempre, y tu ahí haces lo que salga de los huevos (risas). Claro, la gente está de mejor humor, por el clima también. El clima en Australia es la hostia Lino. Las Antípodas, las Antípodas. ¿Tú sabes por qué se llaman las Antípodas? Porque significa lo contrario, Anti/podas, lo/contrario, lo opuesto que aquí. Allá hay curro, aquí no; allí follas, aquí no. Las Antípodas…
(Ven pasar un barco)
Santa: Seguro que esos cabrones van para allá. ¿Qué día es hoy?
Lino: Lunes.

La segunda escena sucede en una casa desconocida. Allí han llegado Santa y sus amigos con la misión de cuidar a un niñito mientras sus padres están de juerga (se suponía que la hija del dueño del bar que frecuentan se encargaría del pequeño, pero la chica, muy lista, hizo un arreglo con Santa: él tiene que vigilar al ‘chavalito’ mientras ella se va de rumba, y claro, así el hombre se puede quedar con el dinero).

En la casa mientras cuidan el niño. Los tipos se toman un whiskey.

Lino: lo estamos cuidando entre todos.
Santa: ¿Pero tú que me estás contando?
José: Lino tiene razón, lo estamos cuidando entre todos, deberíamos repartirnos el dinero.
Santa: ¿Las 3.000 pesetas? ¿Y qué más? ¿Un contrato queréis también? ¿Os habéis vuelto locos o que os pasa?
Lino: ¿A dónde vas?
Santa: A ti qué te parece…. a acostar al niño, que tiene 4 años.

En la habitación del niño Santa le empieza a leer un cuento
Santa: La cigarra y la hormiga. Érase una vez un país en el que vivían una cigarra y una hormiga. La hormiga era hacendosa y trabajadora y la cigarra no. Le gustaba cantar y dormir mientras la hormiga hacía sus labores. Pasó el tiempo, la hormiga trabajó y trabajó todo el verano, ahorró cuanto pudo y cuando llegó el invierno, la cigarra se moría de hambre y de frío, mientras la hormiga tenía de todo… ¡Qué hija de puta la hormiga! –dice sorprendido y continúa– La cigarra llegó a la puerta de la hormiga que le dijo cigarra, si hubieras trabajado como yo ahora no pasarías hambre y frío, y no le abrió la puerta….¿pero quién ha escrito esto? (indignado cierra el libro y lo vuelve a abrir). Porque esto no es así (le dice al niño), las cosas no son así, la hormiga… esta es una hormiga de la gran puta, y una especuladora, y además, aquí lo que no dice es por qué unos nacen cigarra y otros hormiga, porque si se nace cigarra, estás jodido… ¡y eso aquí no lo pone!

Princesas

Ahora les va una secuencia del filme protagonizado por Candela Peña, uno que indaga en el mundo de la prostitución; este es uno de los parlamentos más recordados de la película.

 

 

Anuncios

The Author

¿Quién soy? ¿Qué he hecho? Aquí: Patxo Escobar

2 Comments

  1. Bernardo Rincón Cerón says

    Hola Patxo:

    Hacía meses que no visitaba su página, y la verdad me hacía falta. Recuerdo ambas entradas de su antigua localización y me encanta poder verlas nuevamente, con información más jugosa.

    Espero que la falta de movimiento en este lugar esté relacionada con su bienestar personal (para bien, por supuesto).

    Hasta pronto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s