Ansiedad y Pánico

¿Sirve ir al psiquiatra si sufres de ataques de ansiedad?

Patxo Escobar, en la oficina de Esquire. Ataque de ansiedad

¡Si les contara los consejos que he recibido por parte de algunos ilustres doctores nacionales! Muy buenos ellos en sus especialidades, pero te dicen: “Usted lo que necesita es relajarse más. ¿Para qué un psiquiatra?”.

Yo le cuento, doc, para qué un psiquiatra. Fue un psiquiatra, el doctor ‘V’, el que me explicó en detalle y al estilo de Plaza Sésamo qué era un ataque de pánico. De él oí por primera vez que existía una tal ‘amígdala’, que no tenía que ver con las ‘amígdalas’. “A mí ya me las sacaron, doctor”, le dije. Él se partió de risa. Sobre la amígdala que hay en nuestros cerebros pueden leer lo que les apetezca en internet, aquí hay una explicación breve y muy básica sobre su función. El doctor ‘V’ me presentó dos medicamentos (cuyos nombres no voy a decir para que ustedes no se automediquen). El primero era una ayuda ‘inmediata’, serviría para aplacar la salvaje angustia que me producía el simple hecho de existir –lo dejaría de tomar un mes después; lo uso para casos de emergencia–. El segundo debía tomarlo a diario, solo notaría su ayuda varias semanas después (pero nunca me tomé esas pastillas al pie de la letra, por miedo, por terco, porque pensaba: “yo puedo solo, no estoy tan orate”. No fue una buena idea). El doctor ‘V’ no tenía tiempo para que empezáramos una psicoterapia. Pero sus breves charlas y consejos fueron la primera y verdadera ayuda que encontré, él me enseñó que no hay de qué avergonzarse y que el mejor especialista no es Google. Ese fue el primer paso. Con él dejé de sentirme como un freak. Meses después, cuando me echaron de mi trabajo soñado y sentí que la crisis podía empeorar, comencé por fin una terapia regular con mi psiquiatra, la doctora ‘G’.

Con ella empecé a descubrir cuáles eran las causas de mis miedos, hallé que bajo ese mundo de éxito que había construido a partir de mis logros laborales, había un profundo hoyo negro, un abismo de tristeza que no paraba de llorar y de gritar. El “cuerpo del dolor” del que habla Eckhart Tolle (otros se refieren al ‘niño interior’). Un cuerpo que fui construyendo (queriendo y sin querer) a través de los años. Con Gabriela, la doctora ‘G’, he navegado por aguas profundas y sutiles. Pero, sobre todo, he aprendido a aceptar y hasta a abrazar mi ansiedad.  ¿Recuerdan al aprendiz y al señor Miyagi de The Karate Kid (1984)? Así ha sido este proceso. Ella me propone algunas lecturas. Me muestra ciertos caminos. Yo leo (o a veces no), acepto seguir ciertas rutas y otras no las exploro; porque así es la terapia, no se trata de recorrer el sendero que un sabio e infalible maestro te muestra, se trata de aprender, disentir, discutir, interpretar. Los psiquiatras trabajan con la información que les damos y a partir de ella estructuran su terapia o formulan su consejos, así que más nos vale ser detallados y sinceros.

La doctora ‘G’ me ha dado muchas herramientas para enfrentarme a mi ansiedad. Durante varios meses, bajo su atenta mirada, dejé la medicación (la de largo aliento), conocí el poder de la respiración, comencé a meditar, inicié proyectos impensados –como la serie web ‘Todo el mundo lo hace’–, empecé a valorarme por lo que soy y a dar las gracias por la suerte que tengo y por el amor que me rodea (el de Mafer, el de Antonia, el de algunos amigos). Sin embargo, ha habido baches en el camino. A comienzos del año pasado tuve una recaída fuerte (tuvo que ver, de nuevo, con un asunto laboral), la homeopatía no servía, el tapping no ayudaba, mi mente estaba demasiado activa y echaba a perder mi meditación. Tuve unos meses muy duros. Creí, como a finales de 2015, que perdería la razón. Pero la terapia fue una buena compañera. Un ancla. Una luz. La doctora ‘G’ no medica a sus pacientes desde hace varios años. Pero tanto ella como yo vimos que era necesario intentar de nuevo con el medicamento (el de “largo aliento”).

Anuncios

0 comments on “¿Sirve ir al psiquiatra si sufres de ataques de ansiedad?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: